Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2007

monas...

en un diario, esta mañana... «los chimpancés machos poseen la fuerza física, pero fueron las hembras las que utilizaron sus cerebros para desarrollar las primeras armas».

your brain curls like shell

Ave
O lost moon sisters crescent in hair, sea underfoot do you wanderin blue veil, in green leaf, in tattered shawl do you wanderwith goldleaf skin, with flaming hair do you wanderon Avenue A, on Bleecker Street do you wanderon Rampart Street, on Fillmore Street do you wanderwith flower wreath, with jeweled breath do you wanderfootprintsshining mother of pearlbehind youmoonstone eyesin which the crescent moonwith gloves, with hat, in rags, in fur, in beadsunder the waning moon, hair streaming in black rainwailing with stray dogs, hissing in doorwaysshadows you are, that fall on the crossroads, highwaysjaywalking do you wanderspitting do you wandermumbling and crying do you wanderaged and talking to yourselveswith roving eyes do you wanderhot for quick love do you sanderweeping your deadnaked you walkswathed in long robes you walkswaddled in death shroud you walkbackwards you walkhungryhungryhungryshrieking I hear yousinging I hear youcursing I hear youpraying I hear youyou lie with th…

lobas

ave
oh hermanas perdidas de la luna
cabello en creciente, mar bajo los pies vagan
con velo azul, con hoja verde, con chal andrajoso vagan
por la avenida a, por la calle de bleecker vagan
por la calle rampart, por la calle fillmore
con corona de flores, con aliento enjoyado vagan

huellas
brillante madreperla
detrás de ti
ojos de piedra lunar
donde la luna crece

con guantes, con sombrero, en harapos, en pieles, en abalorios
bajo la luna menguante, pelo chorreando en la lluvia negra
gimiendo junto a perros extraviados, silbando en los portales
son sombras que caen sobre los cruces del camino,
las carreteras

cortando el tránsito vagan
escupiendo vagan
mascullando y gritando vagan
envejecidas y hablándose a sí mismas vagan
con ojos errante vagan
calientes por un amor fugaz vagan
llorando sus muertes

caminan desnudas
caminan envueltas en largas vestiduras
caminan amortajadas
caminan retrocediendo

hambrientas
hambrientas
hambrientas

las escucho chillando
las escucho cantando
las escucho maldi…

homenaje VII

«ya va a venir el díaponte el cuerpo»césar vallejo

ya va a venir el día

los desgraciados

ya va a venir el día; da
cuerda a tu brazo, búscate debajo
del colchón, vuelve a pararte
en tu cabeza, para andar derecho. ya va a venir el día, ponte el saco.
ya va a venir el día; ten
fuerte en la mano a tu intestino grande, reflexiona
antes de meditar, pues es horrible
cuando le cae a uno la desgracia
y se le cae a uno a fondo el diente. necesitas comer, pero, me digo,
no tengas pena, que no es de pobres
la pena, el sollozar junto a su tumba;
remiéndate, recuerda,
confía en tu hilo blanco, fuma, pasa lista
a tu cadena y guárdala detrás de tu retrato.
ya va a venir el día, ponte el alma. ya va a venir el día; pasan,
han abierto en el hotel un ojo,
azotándolo, dándole con un espejo tuyo...
¿tiemblas? es el estado remoto de la frente
y la nación reciente del estómago.
roncan aún... ¡qué universo se lleva este ronquido!
¡cómo quedan tus poros, enjuiciándolo!
¡con cuántos dioses ¡ay! estás tan solo!
ya va a venir el día, ponte el sueño. ya va a venir el día, repito
por e…

una visión particular del mundo

«la historia orales mi soga y mi cadalso, mi cama y mi comida, mi esposa y mi prostituta, mi herida y la sal, mi whisky y mi aspirina, ni roca y mi salvación. es lo único que me importa, lo demás es escoria».

funny valentine

chet baker

my funny valentine
sweet comic valentine
you make me smile with my heart
your looks are laughable
unphotographable
yet you're my favourite work of art.

is your figure less than greek
is your mouth a little weak
when you open it to speak
are you smart?

but don't change a hair for me
not if you care for me
stay little valentine stay
each day is valentines' day.

a qué se vuelve cuando se vuelve

entre ríos

¿a qué se vuelve cuando se vuelve? ¿olor
de los duraznos o la mesa
con amigos esperando tu salida
a las ocho del trabajo ¿a qué? cuando vientos
soplan atardeceres tibios y ésta
resulta una calle reconocida: cruce
para autos donde el taxi
aminora en el saber de la pick up
cruzando sobre el amarillo
ya rojo. a qué

mientras hacia entre ríos
bajás estados unidos perpendicular al retorno
a casa de la marcha: cada cara
una idea de país
enmarcada en la ventana
del micro escolar. idea de días
marcados en la rítmica
del hoy posible. espacio para parrillas
comunión y renuncias para señalar la vuelta
su auténtica
revuelta: mi cuerpo

cada cara reclama, derecho
¿a qué? banderín
bombo y paso
de la gente que regresa
de un sí a algo, claramente
no a ésta
desposesión de sí: mi cuerpo mi derecho
ciertas
jornadas felices y regresos
en la lasitud del trabajo
ya hecho. yo y mi perro

nietos
del anarquista que tuvo
su hijo peronista —ante el tribunal militar
mi padre dijo «no» y perdió
apenas sostenido por su idea
de país de días
sign…

regresar con el silencio

la gruta de las palabras

no entra impunemente el joven con su luz en la gruta de las palabras.
audaz presiente apenas dónde se encuentra.
joven, aunque ha sufrido, no sabe lo que es el dolor.
sabio antes de tiempo se escapa sin haber entrado
y alega como excusa la inmadurez de su época.
la gruta de las palabras!
sólo el verdadero poeta, y por su cuenta y riesgo,
pierde delirando en ella las alas
y con ellas la manera de someterlas de nuevo a la gravedad
y no menoscabar esa fuerza que atrae hacia la tierra.
la gruta de las palabras!
sólo el verdadero poeta regresa con su silencio
para encontrar, ya viejo, a un niño que llora,
abandonado por el mundo en su umbral.

atípico...

ni vacaciones, ni jubilación... solo estudiar.

pobre memoria mía

hechos memorables



acuérdate de tu padre y de tu madre, y de tu primera mentira cuyo indiscreto olor se arrastra por tu memoria.
acuérdate de tu primer insulto a los que te engendraron: la semilla del orgullo quedó sembrada, resplandeció la fisura quebrando la unidad de la noche.
acuérdate de los anocheceres de terror en los que el pensamiento de la nada te arañaba el vientre, y volvía sin cesar para picotearte como un buitre; acuérdate también de las mañanas de sol en el cuarto.
acuérdate de la noche de liberación en la que, al caer tu cuerpo suelto como un velamen, respiraste un poco del aire incorruptible; acuérdate también de los animales pegajosos que te han vuelto a aprisionar.
acuérdate de las magias, de los venenos y de los sueños tenaces –querías ver, te tapabas ambos ojos para ver, pero no sabías abrir el otro.
acuérdate de tus cómplices y de los fraudes en común y de ese gran deseo de salir de la jaula.
acuérdate del día en que desgarraste la tela y te apresaron vivo, inmovilizado …

homenaje VI

solamente las noches

escribiendo he pedido, he perdido.
en esta noche, en este mundo, abrazada a vos, alegría de naufragio.
he querido sacrificar mis días y mis semanas en las ceremonias del poema.
he implorado tanto desde el fondo de los fondos de mi escritura.
coger y morir no tienen adjetivos. alejandra pizarnik (1936- 1972)

fueguitos

el mundo

«un hombre del pueblo de neguá, en la costa de colombia, pudo subir al cielo. a la vuelta, contó. dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. y dijo que somos un mar de fueguitos.—el mundo es eso —reveló—. un montón de gente, un mar de fueguitos. cada persona brilla con la luz propia entre todas las demás. no hay dos fuegos iguales. hay gente de fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros, arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende».