domingo, febrero 25, 2007

monas...

en un diario, esta mañana... «los chimpancés machos poseen la fuerza física, pero fueron las hembras las que utilizaron sus cerebros para desarrollar las primeras armas».

viernes, febrero 23, 2007

your brain curls like shell

diprimaloba2.gif


Ave




 O lost moon sisters 
 crescent in hair, sea underfoot do you wander
  in blue veil, in green leaf, in tattered shawl do you wander 
with goldleaf skin, with flaming hair do you wander 
on Avenue A, on Bleecker Street do you wander 
on Rampart Street, on Fillmore Street do you wander 
with flower wreath, with jeweled breath do you wander 


 footprints
 shining mother of pearl 
behind you 
moonstone eyes 
in which the crescent moon 


with gloves, with hat, in rags, in fur, in beads
 under the waning moon, hair streaming in black rain 
wailing with stray dogs, hissing in doorways 
shadows you are, that fall on the crossroads, 
highways 


 jaywalking do you wander 
spitting do you wander 
mumbling and crying do you wander aged and talking to yourselves 
with roving eyes do you wander 
hot for quick love do you sander 
weeping your dead 


 naked you walk 
swathed in long robes you walk 
swaddled in death shroud you walk 
backwards you walk 


 hungry 
hungry 
hungry
 

 shrieking I hear you 
singing I hear you 
cursing I hear you 
praying I hear you
 

 you lie with the unicorn you lie with the cobra 
you lie in the dry grass 
you lie with the yeti you flick long cocks of satyrs with your tongue
 

 you are armed 
you drive chariots 
you tower above me 
you are small you cower on hillsides 
out of the winds 

 
pregnant you wander 
barefoot you wander 
battered by drunk men you wander 

 you kill on steel tables  
you birth in black beds 
fetus you tore out stiffens in snow 
it rises like new moon 
you moan in your sleep 


 digging for yams you wander 
looking for dope you wander 
playing with birds you wander 
chipping at stone you wander 


 I walk the long night seeking you 
I climb the sea crest seeking you 
I lie on the prairie, batter at stone gates 
calling your names 


 you are coral 
you are lapis and turquoise 
your brain curls like shell 
you dance on hills 


 hard-substance woman you whirl 
you dance on subways 
you sprawl in tenements 
children lick at your tits 


 you are the hills, the shape and color of mesa 
you are the tent, the lodge of skins, the hogan 
the buffalo robes, the quilt, the knitted afghan 
you are the cauldron and the evening star 
you rise over the sea, you ride the dark 


 I move within you, light the evening fire 
I dip my hand in you and eat your flesh 
you are my mirror image and my sister 
you disappear like smoke on misty hills 
you lead me thru dream forest on horseback 
large gypsy mother, I lean my head on your back 


 I am you 
and I must become you  
I have been you and I must become you 
I am always you  
I must become you 


 ay-a 
ay-a ah 
ay-a 
ay-a ah ah 
maya ma maya ma 
om star mother ma om 
maya ma ah

jueves, febrero 22, 2007

lobas


ave

oh hermanas perdidas de la luna
cabello en creciente, mar bajo los pies vagan
con velo azul, con hoja verde, con chal andrajoso vagan
por la avenida a, por la calle de bleecker vagan
por la calle rampart, por la calle fillmore
con corona de flores, con aliento enjoyado vagan

huellas
brillante madreperla
detrás de ti
ojos de piedra lunar
donde la luna crece

con guantes, con sombrero, en harapos, en pieles, en abalorios
bajo la luna menguante, pelo chorreando en la lluvia negra
gimiendo junto a perros extraviados, silbando en los portales
son sombras que caen sobre los cruces del camino,
las carreteras

cortando el tránsito vagan
escupiendo vagan
mascullando y gritando vagan
envejecidas y hablándose a sí mismas vagan
con ojos errante vagan
calientes por un amor fugaz vagan
llorando sus muertes

caminan desnudas
caminan envueltas en largas vestiduras
caminan amortajadas
caminan retrocediendo

hambrientas
hambrientas
hambrientas

las escucho chillando
las escucho cantando
las escucho maldiciendo
las escucho rezando

se acuestan con el unicornio
se acuestan con la cobra
se acuestan con el pasto seco
se acuestan con el yeti
chasquean los largos penes de los sátiros con sus lenguas

están armadas
conducen carros de guerra
se alzan como torres
son pequeñas
se agazapan en los flancos de las colinas
fuera de los vientos

preñadas vagan
descalzas vagan
apaleadas por borrachos vagan

matan en mesas de acero
nacen en lechos negros
el feto que arrancaron se endurece en la nieve
se levanta como la luna nueva
gimen en sus sueños

escarbando ñames vagan
buscando droga vagan
jugando con pájaros vagan
picando piedras vagan

camino la larga noche buscándote
trepo la cresta del mar buscándote
me acuesto sobre la llanura, golpeo las puertas de piedra
invocando tus nombres

eres coral
eres lapislázuli y turquesa
tu cerebro se retrae como concha
danzas sobre las colinas

giras mujer de ardua sustancia
bailas en los subterráneos
te despatarras en los conventillos
los niños lamen tus pezones

eres las colinas, forma y color de la meseta
la carpa, la tienda de cueros, la choza navaja
los mantos de búfalo, la colcha, el tejido de afganistán
eres el caldero y la estrella nocturna
te levantas sobre el mar, y cabalgas lo oscuro

me muevo en ti, ilumino el fuego nocturno
hundo mi mano en ti y como tu carne
eres mi imagen en el espejo y mi hermana
desapareces como humo sobre las colinas brumosas
me guías a caballo por bosques de sueño
larga madre gitana, apoyo mi cabeza sobre tu espalda

yo soy tú
y debo convertirme en tí
yo he sido túy debo convertirme en tí
yo soy siempre tú
yo debo convertirme en tí

ay-a
ay-a ah
ay-a
ay-a ah ah
maya mayama mayama
om estrella madre ma om
maya ma ah.


diane di prima
traducción diana bellessi

domingo, febrero 18, 2007

ya va a venir el día

f1.jpg


los desgraciados



ya va a venir el día; da
cuerda a tu brazo, búscate debajo
del colchón, vuelve a pararte
en tu cabeza, para andar derecho.
ya va a venir el día, ponte el saco.
ya va a venir el día; ten
fuerte en la mano a tu intestino grande, reflexiona
antes de meditar, pues es horrible
cuando le cae a uno la desgracia
y se le cae a uno a fondo el diente.
necesitas comer, pero, me digo,
no tengas pena, que no es de pobres
la pena, el sollozar junto a su tumba;
remiéndate, recuerda,
confía en tu hilo blanco, fuma, pasa lista
a tu cadena y guárdala detrás de tu retrato.
ya va a venir el día, ponte el alma.
ya va a venir el día; pasan,
han abierto en el hotel un ojo,
azotándolo, dándole con un espejo tuyo...
¿tiemblas? es el estado remoto de la frente
y la nación reciente del estómago.
roncan aún... ¡qué universo se lleva este ronquido!
¡cómo quedan tus poros, enjuiciándolo!
¡con cuántos dioses ¡ay! estás tan solo!
ya va a venir el día, ponte el sueño.
ya va a venir el día, repito
por el órgano oral de tu silencio
y urge tomar la izquierda con el hambre
y tomar la derecha con la sed; de todos modos,
abstente de ser pobre con los ricos,
atiza
tu frío, porque en él se integra mi calor, amada víctima.
ya va a venir el día, ponte el cuerpo.
ya va a venir el día;
la mañana, la mar, el meteoro, van
en pos de tu cansancio, con banderas,
y, por tu orgullo clásico, las hienas
cuentan sus pasos al compás del asno,
la panadera piensa en ti,
el carnicero piensa en ti, palpando
el hacha en que están presos
el acero y el hierro y el metal; jamás olvides
que durante la misa no hay amigos.
ya va a venir el día, ponte el sol.
ya viene el día; dobla
el aliento, triplica
tu bondad rencorosa v y da codos al miedo, nexo y énfasis,
pues tú, como se observa en tu entrepierna y siendo
el malo ¡ay! inmortal,
has soñado esta noche que vivías
de nada y morías de todo...

viernes, febrero 16, 2007

una visión particular del mundo


«la historia oral es mi soga y mi cadalso, mi cama y mi comida, mi esposa y mi prostituta, mi herida y la sal, mi whisky y mi aspirina, ni roca y mi salvación. es lo único que me importa, lo demás es escoria».

miércoles, febrero 14, 2007

funny valentine

chet baker

my funny valentine

sweet comic valentine

you make me smile with my heart

your looks are laughable

unphotographable

yet you're my favourite work of art.


is your figure less than greek

is your mouth a little weak

when you open it to speak

are you smart?


but don't change a hair for me

not if you care for me

stay little valentine stay

each day is valentines' day.

lunes, febrero 12, 2007

a qué se vuelve cuando se vuelve


entre ríos



¿a qué se vuelve cuando se vuelve? ¿olor
de los duraznos o la mesa
con amigos esperando tu salida
a las ocho del trabajo ¿a qué? cuando vientos
soplan atardeceres tibios y ésta
resulta una calle reconocida: cruce
para autos donde el taxi
aminora en el saber de la pick up
cruzando sobre el amarillo
ya rojo. a qué


mientras hacia entre ríos
bajás estados unidos perpendicular al retorno
a casa de la marcha: cada cara
una idea de país
enmarcada en la ventana
del micro escolar. idea de días
marcados en la rítmica
del hoy posible. espacio para parrillas
comunión y renuncias para señalar la vuelta
su auténtica
revuelta: mi cuerpo


cada cara reclama, derecho
¿a qué? banderín
bombo y paso
de la gente que regresa
de un sí a algo, claramente
no a ésta
desposesión de sí: mi cuerpo mi derecho
ciertas
jornadas felices y regresos
en la lasitud del trabajo
ya hecho. yo y mi perro


nietos
del anarquista que tuvo
su hijo peronista —ante el tribunal militar
mi padre dijo «no» y perdió
apenas sostenido por su idea
de país de días
signados por una
gracia cierta y sus muchas


formas de tristeza—. vuelve
esta gente que vuelve frente a vos


una flacucha ilustrada y vacaciones
para esa chica que también
cree en determinadas
formas de política o lo mismo
para vos sería
opciones del amor. mirás y te miran sobre igual
extrañeza igual
clara pertenencia: mi cuerpo


éste
mi único derecho. «se vuelve»
escribiste al amigo y mentiste varias
razones más allá de duraznos, olores
de puestos en invierno contra el cielo


recortado en paraísos, en micros
que traen a la plaza gente y dicen: hay cierta
idea de país, de días
a los que volver. a quiénes
entregar éste


mi cuerpo que me pertenece. ¿a dónde

vuelve quien vuelve? sobre las miradas del hambre
del afuera
más allá de un afuera
siquiera pensable. ¿a qué? que no sea una quimera
donde incluso ésta
nieta anarquista vea
en cada cara un sí, el no al afuera
a la clara
no posesión de mí. mis días


toda una materia, mínima
historia a contarte cuando veo mi cuerpo
el corto
tiempo al propio sueño: una
idea de qué. nada
sabe de olor a duraznos, regresos y el
por qué
se vuelve cuando una vuelve a esto


tan nada —la mano
de la señora con bolsa, el gesto
en la cajera del día cuando espera
frente a la máquina
la cuenta aparezca. a dónde


que no sea el propio cuerpo de una, relato
en palabras conocidas como
vos
que tomaste nesquik, respondiste un sábado
al chico y su auto: «yo
vuelvo a casa, tengo
un cactus que regar». entre ríos
la marcha anda y en el medio


esa mujer con perro, su idea de días,
políticas
del sí a las tardes, sus siestas
de paraísos emergiendo un cielo
abierto a nosotros y a qué. sólo regresos: vetas
firmes en la madera de una mesa, corrientes
anuncia en julio
ese verano sorpresa. se vuelve
igual a ellos que regresan: miradas bajas, ideas
más cerca del sueño la comarca ésta
llamada país. retorno
aunque mentiste al amigo
razones ciertas. se vuelve


entre corrientes con furia y a la vez
en éste
no saber adonde ir. o sí. el río


de la marcha hacia adelante, columna
sea redoble y festejo
para desposeídos de qué
más allá de sí. más allá de la historia


su propio relato el tuyo
a las puertas del eki la noche o
contra el altísimo
portero eléctrico esa
ancianita de negro: un plato
de pasta en la mano y servilleta
haciendo de techo. «la nona»
dice y se estira en medio de la marcha, su propia
vida cruzada: entre ríos


avanzamos hacia algo
—apenas sueño de días para mí
y para vos también
nuestro cuerpo—. no mentirías


a tu amigo al decir: «para abrir se vuelve
la historia hacia una y hacia uno que es más
que este cuerpo y el tuyo, la marcha toda


pidiendo un tiempo
al propio sueño y olor
de duraznos en pleno invierno y no


me fui para volver aunque fuera
volver la auténtica partida».

jueves, febrero 08, 2007

regresar con el silencio


mauel-menassa-de-lucia-salto.jpg



la gruta de las palabras

no entra impunemente el joven con su luz en la gruta de las palabras.
audaz presiente apenas dónde se encuentra.
joven, aunque ha sufrido, no sabe lo que es el dolor.
sabio antes de tiempo se escapa sin haber entrado
y alega como excusa la inmadurez de su época.
la gruta de las palabras!
sólo el verdadero poeta, y por su cuenta y riesgo,
pierde delirando en ella las alas
y con ellas la manera de someterlas de nuevo a la gravedad
y no menoscabar esa fuerza que atrae hacia la tierra.
la gruta de las palabras!
sólo el verdadero poeta regresa con su silencio
para encontrar, ya viejo, a un niño que llora,
abandonado por el mundo en su umbral.

miércoles, febrero 07, 2007

atípico...

ni vacaciones, ni jubilación... solo estudiar.

pobre memoria mía





daumal.jpg








hechos memorables





acuérdate de tu padre y de tu madre, y de tu primera mentira cuyo indiscreto olor se arrastra por tu memoria.
acuérdate de tu primer insulto a los que te engendraron: la semilla del orgullo quedó sembrada, resplandeció la fisura quebrando la unidad de la noche.
acuérdate de los anocheceres de terror en los que el pensamiento de la nada te arañaba el vientre, y volvía sin cesar para picotearte como un buitre; acuérdate también de las mañanas de sol en el cuarto.
acuérdate de la noche de liberación en la que, al caer tu cuerpo suelto como un velamen, respiraste un poco del aire incorruptible; acuérdate también de los animales pegajosos que te han vuelto a aprisionar.
acuérdate de las magias, de los venenos y de los sueños tenaces –querías ver, te tapabas ambos ojos para ver, pero no sabías abrir el otro.
acuérdate de tus cómplices y de los fraudes en común y de ese gran deseo de salir de la jaula.
acuérdate del día en que desgarraste la tela y te apresaron vivo, inmovilizado ahí mismo en la batahola de bataholas de las ruedas que giran sin girar, contigo adentro, cogido siempre por el mismo instante inmóvil, repetido, repetido, y el tiempo no daba sino una vuelta, todo giraba en tres sentidos innumerables, el tiempo se cerraba al revés ( y los ojos de carne sólo veían un sueño, sólo existía el silencio devorador, las palabras eran pieles secas, y el ruido, el sí, el ruido, el no, el alarido visible y negro de la máquina te negaba), el grito silencioso "yo soy" que el hueso oye, por el cual muere la piedra, por el cual cree morir lo que nunca fue. y tú no renacías a cada instante sino para ser negado por el gran círculo sin límites, todo pureza, todo centro, todo pureza salvo tú mismo.
y acuérdate de los días que siguieron, cuando marchabas como un cadáver hechizado, con la certidumbre de ser devorado por el infinito, de ser aniquilado por la existencia única de lo Absurdo.
y acuérdate sobre todo del día en que querías arrojarlo todo, de cualquier modo. pero un guardián vigilaba en tu noche, vigilaba mientras dormías, te hizo tocar tu propia carne, te hizo recordar a los tuyos, te hizo recoger tus andrajos.
acuérdate de tu guardián.
acuérdate del hermoso espejismo de los conceptos, y de las palabras conmovedoras, palacio de espejos construido en un sótano. y acuérdate del hombre que vino y lo rompió todo, te tomó con su tosca mano, te arrancó de tus sueños y te obligó a sentarte sobre las espinas del pleno día. y acuérdate de que no sabes recordar.
acuérdate de que todo se paga, acuérdate de tu felicidad, pero cuando te trituraron el corazón, era ya demasiado tarde para pagar por adelantado.
acuérdate del amigo que te tendía su razón para recoger tus lágrimas brotadas de la fuente helada que violaba el sol de primavera.
acuérdate de que el amor triunfó cuando ella y tú supisteis someteros a su fuego ansioso, rogando morir en la misma llama.
pero acuérdate de que el amor no es de nadie, de que en tu corazón de carne no hay nadie, de que el sol no pertenece a nadie, ruborízate al contemplar el cenagal de tu corazón.
acuérdate de las mañanas en que la gracia era como una vara amenazadora que te conducía, sumiso, a través de tus jornadas, ¡bienaventurado el ganado bajo el yugo!
y acuérdate de que entre sus dedos entumecidos tu pobre memoria dejó escapar el pez de oro.
acuérdate de los que te dicen: acuérdate. acuérdate de la voz que te decía: no caigas. y acuérdate del placer equívoco de la caída.
acuérdate, pobre memoria mía, de las dos caras de la medalla. y de su metal único.



(de poesía negra, poesía blanca)


martes, febrero 06, 2007

homenaje VI


solamente las noches


escribiendo
he pedido, he perdido.

en esta noche, en este mundo,
abrazada a vos,
alegría de naufragio.

he querido sacrificar mis días y mis semanas
en las ceremonias del poema.

he implorado tanto
desde el fondo de los fondos
de mi escritura.

coger y morir no tienen adjetivos.
alejandra pizarnik
(1936- 1972)

jueves, febrero 01, 2007

fueguitos

acineinfo.jpg

el mundo



«un hombre del pueblo de neguá, en la costa de colombia, pudo subir al cielo. a la vuelta, contó. dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. y dijo que somos un mar de fueguitos.el mundo es eso —reveló—. un montón de gente, un mar de fueguitos. cada persona brilla con la luz propia entre todas las demás. no hay dos fuegos iguales. hay gente de fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros, arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende».

marina serrano. formación hospitalaria (selección)

Enfermedad de Charcot Decían que era el suegro del director, alguien acomodado, por eso, lo atendíamos todos los días a las ocho y me...