Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2008

realidad

y cada vez hay menos tiempo
Yo me voy contestando a mí misma
poemas que contestan otros poemas,
versos que les ganan a otros
y juana, fascinada, casi impresionada por ese juego,
ella que es inhábil para sus manos,
mira como una criatura
los triunfos, las derrotas de ese ir y venir de palabras,
su vida en realidad.

Juana Bignozzi

y tendrá tus ojos*

las palabras de la significancia no eran para durar un siglo
la maldición lleva el nombre de aquello que se debe olvidar.

*cesare pavese

ya no me duele el silencio

CASIDA DE LA BAILARINA

Si baylas, no miro miembros tan sueltos
en tus ninfas... ribera Gaditana,
ni passos hazia Venus tan resueltos
Bocángel

I

Quiero acordarme de una ciudad deshecha junto a sus dos ríos sedientos;
quiero acordarme de la muerte de los jardines, del agua verde que beben las palomas,
ahora que tú cantas y bailas con una voz áspera de campamento;
quiero acordarme de la nieve que vuelve con la lluvia
para humedecer su boca de viento dormido, su luna abierta entre la yedra.
Quiero acordarme de mis amigos, !ay!, de cómo dormirá una mujer que he querido.
Baila, aliento triste, alarido oscuro. Lleva tus pies de acero sobre los alacranes
que tiemblan por las hojas de la madera,
golpeando sus tenazas de polvo
cerca de tu piel.
Baila, amanecida; empuja el aire con el calor del cuello, con la serpiente que conduces rota
en la mano enamorada y dura.
Yo estoy pendiente de ti, ensombrecido: tu canto me enfría la cara, me envenena el vello.
¡Qué haría para poder estar quieto,
abierto en tu garganta lle…

soy un grasita que apenas ve un pozo en la calle

Oración del repositor en el supermercado





Señor,
aquí estoy gozoso de salud
y lleno de trabajo,
frente a las góndolas de las verduras
aquí estoy en el supermercado
y todavía no he visto al amigo Whitman;
estoy entre batatas y papas y coliflores alegres
soñando colifloreamente,
con chicas cola de pato.
Señor,
te habla tu hijo shiome
la jugada a favor que te salió contragolpe.
Haz que el arroyo Sarandí se cristalize
con un suave y delgado movimiento de tus dedos
que a sus bordes cristalinos crezcan
tilos,
eucaliptus
y moreras en cinta
para cuando ella baje del 148
pose su dorado pie sobre el asfalto de Sarandí.
Entonces el ruiseñor volverá a cantar en la pampa.
El picaflor volverá a libar la flor en el campo.
Berazategui será un camino de canciones.
Ezpeleta la ciudad perdida para el amor.
Señor,
haz que paren las lluvias en Concordia
que este niño caprichoso deje de llorar
que la corriente del niño desaparezca
sino pobre del superpoeta Durand, Daniel.
¿Perecerá bajo las aguas de Concordia?
Señor,
haz que los muchachos…

diccionario y etimologías XI

ceguera

«es que estamos verbalmente ciegos», george steiner, después de babel

poner, fin s.X del latín, pōněre ‘colocar’. exponer, 1220-50, latín, exponěre, íd. ; exponente, exposición, 1427.
exponer, 1. presentar un cosa para que sea vista, ponerla de manifiesto. 2.arriesgar, aventurar, poner una cosa en peligro de perderse.
exposición, acción y efecto de exponer.
estábamos discutiendo mis poemas
dijiste: «ves, esto es lo esencial».
comprendí que la periferia nos aleja.

la sombra de un espectro

la guardia en elsinor

what art thou that usurp'st this time of night...
shakespeare, hamlet, acto I escena I, línea 44


redoblaremos la guardia en la explanada?
debemos redoblar
la guardia del castillo
ahora que la sombra de un espectro
recorre estos lugares?
esta es una hora incierta y la tragedia
podría cernirse sobre nuestro reino.
daremos crédito a lo que ven nuestros ojos?
habla. aparecido.
(padre)
que tu palabra alumbre la trama y los secretos.
vamos. las preguntas agobian en el terraplén.
a qué oscuro designio obedece tu presencia?
somos peones de un juego cuyas reglas desconocemos
y nuestro reino es todo el mundo.
habla con tu boca de sepulcros
con tu furia insepulta
porque nuestro amigo está triste
y solo tú tienes las respuestas
qué infamias han profanado tu descanso?
por qué este destino de vigías en la noche?
ser fugas de luz en la sustancia herida
de los sueños?
qué infamia te impide morir, tal vez dormir?
será la materia de los sueños
la sombra eterna de una duda?
habla a…

no hemos sido después los de esa noche

Al comienzo de toda razón
recuerdo esta mañana o aquella espuma
la obstinación del primer fruto

recuerdo tu camino
y tus campanas
tus alarmas y los besos que perdimos

recuerdo cada temblor tuyo
al partir entre las venas del sueño
tus ojos entrecerrados
y el tierno valle que me ofreciste
y todo lo que dejamos al separarnos
la ceniza cómplice de las veinticuatro horas
la esperanza crispada por el viento
mi propia semejanza
el nacimiento sin número del hombre
mi redada abierta de pulsos y memoria

no hemos sido después los de esa noche
nos desdoblamos por otros caminos
y nos vertimos indiferentes
en la máscara nacida del resposo y la costumbre
ahora quisiera iluminar hasta el más oculto de nuestros segundos
esperar reencontrar nuestra pausa
nuestro túnel de arena
pero se ha hecho demasiado tarde para las hojas de tus sueños
para la convergencia que amabas
para el fondo de tus luces

oh lucidez inocencia
perdidas entre el polvo y la renuncia. edgar bayley, buenos aires, 1919-1990

wind it up

you're so stubborn.
in the peak of my concerns,
blind folded,
i run through your mattress.
why should i care for your bleeding?
this isn't my mood
it's just the block and tackle
for anesthesia.
rut rut rut,
there's a blister right over the table.
if you dare,
help yourself two pills.
my sacrarium is full.