Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2008

este hombre que pasa

trabajar cansa

Atravesar una calle para escapar de casa
lo hace sólo un muchacho, pero este hombre que pasea
todo el día por las calles, ya no es un muchacho
y no escapa de casa.

Hay en el verano
tardes en que hasta las plazas están vacías, tendidas
bajo el sol que está por caer, y este hombre, que llega
por una avenida de inútiles plantas, se detiene.
¿Vale la pena estar solo, para estar siempre más solo?
Dando vueltas, las plazas y las calles
están vacías. Hay que detener a una mujer
y hablarla y decidirla a vivir juntos.
De otro modo, uno habla solo. Es por eso que a veces
hay un ebrio nocturno que comienza diálogos
y narra los proyectos de toda su vida.

No es ciertamente esperando en la plaza desierta
que se encuentra a alguien, pero que pasea las calles
se detiene cada tanto. Si fuesen de a dos,
aun andando por la calle, la casa estaría
donde está esa mujer y valdría la pena.

De noche la plaza vuelve a estar desierta
y este hombre, que pasa, no ve ya las casas
entre las luce…

juicio

estás escuchando atento o desatento
con los ojos cerrados
nosotros somos esa sonda que sostiene tu nariz
la silla en que caíste
el cuerpo en la memoria
y yo no entiendo demasiado
pero te veo cerca (cada vez más cerca) del final
y aunque sea un golpe bajo
cierta cuestión no perimida me confirma
que también
somos los desechos que circulan por tu sangre.

silvia camerotto, lomas de zamora, 1959
inédito

extra

vamos perdiendo el aura. cada vez más. vamos ganando. freud aseguraría que lo que nos gana, es el inconsciente.
por razones de accidente (fui despedida por una frenada antiestratégica del conductor del charter en que viajaba). estuve en cama, dolorida y machucada. por razones de accidente, no fui a trabajar. por razones organizativas, cuando uno falta, suele enviar un adjunto con la tarea que los alumnos realizarán en ausencia del docente. por razones lógicas, sabiendo que no iba a ir, preparé una serie de ejercicios, detallando las actividades a seguir y dormí tranquila.
esta mañana me llegó un correo que dice: « S.: Una macana lo que te pasó!!
Con respecto a lo que adjuntaste cómo tarea no entendemos que hay que hacer. Lo adjunto son tres páginas con poemas en castellano e inglés y no hay consignas de trabajo.
Fijate y cualquier cosa avisanos.
Un beso».
y bueno, nadie es perfecto.
salut!

el lenguaje que tiembla

¿cuál es la forma que abre el signo?
más allá de los principios de evolución de la lengua, la operación social transforma los hechos del discurso.
¿hay operación social en la poesía? ¿cómo se escribe cuando se escribe?
se escribe en la tiniebla. se escribe en estado de ceguera auscultando la necesidad de ver la luz. los fenómenos de resonancia de nuestra lengua materna, en el poema, no están limitados al discurso. hay una cierta trascendencia. el poeta no se circunscribe, sino que excedeel estatuto insistiendo en lanzarse hacia el advenimiento. el poema no es una frase coagulada. si lo fuera, quedaría sujeto a ese lugar donde la palabra se transforma en síntoma, corrompiendo la propia génesis.
el poema es el lenguaje que se exaspera. el que sobrevive. es el lenguaje que tiembla.

cascando

cascando
1.
por qué no simplemente la desesperación
a causa
del derramamiento de palabras

acaso no es mejor abortar que ser estéril

después de tu partida las horas pesan como el plomo
comienzan a arrastrarse con premura
los escrúpulos forcejeando en la cama del deseo
regresan los huesos de los viejos amores
cuencas antes rellenas de ojos como los tuyos
todo siempre es mejor antes que nunca
el negro deseo salpicando sus rostros
diciendo nuevamente que nunca lo amado flotó durante nueve días
ni nueve meses
ni nueve vidas

2.
diciendo nuevamente
si tú no me enseñas no aprenderé
diciendo nuevamente hay una última
aún en las últimas veces
últimas veces de rogar
últimas veces de amar
de saber no saber fingir
incluso una última de las últimas veces de decir
si no me amas no me amarán
si no te amo, no amaré

el batir de palabras rancias otra vez en el corazón
amor amor amor el golpe del viejo émbolo
moliendo el inalterable
suero de las palabras

una vez más muerto de miedo
de no amar
de amar pero…

si no tuviéramos las palabras

estas son las palabras que amo
si tuviéramos un oficio donde reconocernos
y ganas de envejecer
si no conociéramos tanto lugar de ocio
tanta calle desordenada y abierta
tantos bares y hoteles
pozos de perdición o de violencia
donde se usan palabras extraviadas
recursos rápidos
encuentros sin destino
vidas distintas
y hubiéramos abandonado el deseo de volver a partir
de conocer gente desorbitada
alimentos extraños
músicas fáciles
islas distantes

si no tuviéramos amigos muertos
y enemigos
amores olvidados
si no estuviéramos cansados de los diarios de la mañana
de los deportes y las ejecuciones
de las estrellas fugaces
de la ferocidad de la calle
de los ruidos de esta ciudad
a los que dentro de poco agregaremos otros ruidos
dejando que el reloj de la cocina
que el sol
recorran estas piezas
tus cosas y mis cosas
que entren aquí el calor y los gritos
que nuestras pobres cosas
sean azotadas por el sol y los malentendidos
que entre aquí la violencia
y se vaya sin saber que aquí un día
entraro…

método de composición 2

edgar allan poe fragmentos7. [...] la verdad requiere una precisión y la pasión una familiaridad radicalmente contrarias a aquella belleza, que no es sino la excitación o el embriagador arrobamiento del alma.[...] No debe deducirse que pasión y verdad no puedan ser introducidas en un poema. [...] El auténtico artista se esforzará siempre en reducirlas a un papel propicio al objeto que se pretenda, y además en rodearlas, tanto como pueda, de la nube de belleza que es atmósfera y esencia de la poesía.8. [...] ¿Cuál es el tono para su manifestación más alta? Toda la experiencia humana coincide en que ese tono es el de tristeza. Así pues, la melancolía es el más idóneo de los tonos poéticos.9. [...] Me dediqué a la búsqueda de alguna curiosidad artística e incitante, que pudiera actuar como clave en la construcción del poema: de algún eje sobre el que toda máquina hubiera de girar; empleando para ello el sistema de la introducción ordinaria. [...] Me propuse causar una serie continua de ef…

me negaré a todo más que a matarte

Héctor

Tanto soñé con esto que pierde su realidad.
El tiempo para alcanzar tu cuerpo vivo
y besarlo mientras lo aniquilo.

En esta danza de guerra
ahogar en esa, tu boca, los gritos
alaridos de mujer que lanzarás,
aunque sos ése, el gran guerrero de Troya,
el poeta ciego nos recuerda
“El pudor estoico no había sido aún inventado”
y gritarás, te lo prometo.
Recordar así mi voz amada del que te me llevaste,
Héctor.

Tanto soñé con esto que mis manos
habituadas a estrangular el aire
ahora rendido delante de mí
no saben qué hacer.

Tanto soñé con esto,
que no podré salir de este instante
ahora que lo he conseguido.
Sobre el carro daré mil vueltas con tu cuerpo atado.
No comeré, no beberé por siete días,
como el vate tras la pérdida de su musa ninfa.

No entraré en razones.
Me negaré a todo más que a matarte
a reventar ese cuerpo nefando
que se llevó lo que era mío.

Pareceré vivo, pero hace rato
que me has matado, Héctor,
antes, quizás, de este momento
en el que te entregaré a la sucia muerte.

Tanto soñé con esto, tanto ll…

la poesía se instala en un campo de acción virgen

«El discurso poético es un proceso cruzado y se compone de dos sonoridades: la primera de estas sonoridades es la modificación que nosotros oímos y percibimos de las herramientas mismas del discurso poético, que van apareciendo en el transcurso de su propio ímpetu; la segunda sonoridad es propiamente el discurso, es decir, el trabajo de fonética y de entonación que se realiza con las herramientas mencionadas.
Así concebida, la poesía no es parte de la naturaleza —ni siquiera de la mejor, de la más exquisita— y menos aún su reflejo, lo que finalmente llevaría a una burla de la ley de identidad; con una libertad estremecedora la poesía se instala en un campo de acción virgen, fuera del espacio, no tanto narrando, cuanto interpretando la naturaleza con ayuda de esos recursos instrumentales que comúnmente se denominan imágenes.
El discurso o el pensamiento poético puede ser llamado sonoro solo de una manera extraordinariamente convencional, porque no oímos en él sino el entrecruzamiento de …

chaos theory - teoría del caos

For the want of a nail, the shoe was lost;
for the want of a shoe the horse was lost;
and for the want of a horse the rider was lost,
being overtaken and slain by the enemy,
all for the want of care about a horseshoe nail.
* Benjamin Franklin

Por un clavo se perdió la herradura,
por una herradura se perdió el caballo,
por un caballo se perdió el jinete,
por un jinete se perdió la batalla,
por una batalla se perdió el reino. *versión libre

alumnos y definiciones

*donación de mis alumnos de español
1. mujer: spendacciona 2. hombre: tirchio

la primera fue donada por un él. la segunda por una ella.

alberto girri

el motivo es el poema 3 (y última)

*
In verbis amare verum, non verba. De acuerdo, pero ¿de la fórmula por sentado que operan diferentes verdades compensando por la oposición entre verdad conceptual y verdad poética? ¿pero al servicio de qué se halla lo verbal, sino de la meta, inalcanzable y paradojal, que define a la poesía misma: arribar a verdades que no consiguen reflejarse mediante palabras?

*
Desechar el planteo, de que siendo el poema uno en su autor, uno en su lector, uno en su crítico, expone un malentendido inquietante, triunfo de lo espurio. Nada más eficaz que esa variedad de papeles, para confirmar que el poema vive.

*
Que poseemos un estilo lo deciden los demás: jurarían identificarlo. Entretanto, nuestra sola propiedad son las dudas. Como para concederles la razón a quienes predican que también un estilo es materia de fe; o sea: las dudas perturban, pero las certezas sin fe duran poco.

*
¿Y si durante las etapas de desaliento, vacuidad, torpeza del pensar, lo sano fuera…

la plaza queda en calma

los niños tiran las monedas rojas

Los niños tiran las monedas rojas
contra la pared. (Caen esparcidas
por el suelo con un dulce rumor). Gritan
a voz en cuello con ardor de guerra.
Se intercambian magníficos apodos
y dulcísimos insultos. La tarde
incendia las frentes, encrespa los cabellos.
En el suelo caliente es como sangre.
La plaza queda en calma.
Una moneda lanzada se para
junto a otra a un palmo de distancia.
El niño aprieta contra la tierra
su mano victoriosa.

I Fanciulli* Battono Le Monete Rosse

I fanciulli battono le monete rosse
contro il muro. (Cadono distanti
per terra con dolce rumore). Gridano
a squarciagola in un fuoco di guerra.
Si scambiamo motti superbi
e dolcissime ingiurie. La sera
incendia le fronti, infuria i capelli.
Sulle selci calda è come sangue.
Il piazzale torna calmo.
Una moneta battuta si posa
vicino all'altra alla misura di un palmo.
Il fanciullo preme sulla terra
la sua mano vittoriosa.

de Poesía italiana contemporánea, Ediciones Guadarrama, Madrid, 1959.
versión y selección: Vi…

hay Hombres

«aclara tu visión, serás iluminado.
alimenta tu compasión, serás imparcial.
abre tu corazón, serás aceptado.
aceptando al Mundo abrazas el Tao».
lista para desayunar, después de hacerme un chequeo de rutina, entro a un bar de corrientes. mis cuadernos de apuntes, algún libro, el diente presto a las medialunas. entra un chico, limpio y prolijo, y pasa mesa por mesa pidiendo que le compren un desayuno. un mandinga*. para otros, un negrito. ante la infructuosa insistencia del chico, un señor, mayor, le dice: —sentate ahí, que ahora te pido un café con leche. el chico contesta: —no, señor. no me van a dejar quedar. pídame para llevar. el señor lo mira, me mira, mira a otro señor que está dibujando en un cuaderno. se dirije nuevamente al chico: —mirá, tenés derecho a sentarte a desayunar como el resto de nosotros. el chico insiste, entre sorprendido y adulado. alguien está considerándolo un 'nosotros'. el dibujante agrega:
—si no te dejan sentar, llamamos a la federal. los tres intensificamo…

no fueron revolucionarios

divagues o no tanto

para iniciar mis divagues tomo el acápite del ensayo de Fruttero, La poesía de Baudelaire: «Si cabe alguna gloria en no ser comprendido, o en serlo muy poco, yo puedo decir sin vanidad que, por este pequeño libro, ya la he adquirido y merecido de un solo golpe. Jacques Crepet».
he leído, últimamente, eruditas opiniones de opinólogos escritores sobre el campo poético en la Argentina y, a decir verdad, me cansan. poco a poco, la tendencia a sintetizar incrementa la tendencia a analizar sintéticamente aquello que debería ser analizado en profundidad y con más de un conocimiento de causa. esto genera una dialéctica in-creada y artificial, que critica mucho pero no dice nada.
las generaciones poéticas en nuestro país han cambiado, evolucionado e incluso, involucionado. no abro juicios de valor, hablo de valores reales que no se alcanzan a discernir. abunda la superficie. demasiada superficie, quizá para alcanzar el sema implícito en la escritura. se rodea el texto, se trab…

yo te hubiera mostrado mi colección de pistolas tiraclavos

lamento desesperado por pat morita

Pat, Pat, Pat, mil veces Pat, acabo de enterarme,
te has ido. Mi amor por ti se ha vuelto imposible.
Discúlpame que te hable en español doblado,
pero es fácil, conozco tu facilidad para idiomas.
Además, aquí se habla terriblemente mal, voseando...
Tal vez debas seguirme como a un subtitulado.

Oh Pat, carita de balón (el que por aquí llamamos
pelota de cuero y chutamos en el juego balompié,
ese game en el que los españoles son tan rudos),
oh Pat, qué cruel todo, no verte más, no soñar
contigo. Dime, cómo haré para arrastras la cadena
de mi vida, dímelo, dímelo al menos en un sueño.

Oh jetilla inquieta, rebotín con visajes y mohincillos
tan mononos, de pequeño comediante de carácter,
cómo, cómo haré para hablarte, si ahora sé que estás
más allá de todo, como muerto, como ido a tu the end,
el Paraíso de la Tierra Pura... ¡Te lo digo!: siempre,
pero siempre, siempre, estarás en mi corazón, oh Pat.

Y lo juro, hubiera cogido un aeroplano a Hollywood.
Lo im…

método de composición 1

edgar allan poe

fragmentos

1. .[...]no se me podrá censurar que salte a las conveniencias si revelo aquí el modus operandi con que logré construir una de mis obras. Escojo para ello El cuervo debido a que es la más conocida de todas. Consiste mi propósito en demostrar que ningún punto de la composición puede atribuirse a la intuición ni al azar; y que aquélla avanzó hacia su terminación, paso a paso, con la misma exactitud y la lógica rigurosa propias de un problema matemático.
2. [...]La consideración primordial fue ésta: la dimensión.
3. [...]ningún poeta puede renunciar a todo lo que contribuye a servir su propósito, queda examinar si acaso hallaremos en la extensión alguna ventaja, cual fuere, que compense la pérdida de unidad.
4. [...]la extensión de un poema debe hallarse en relación matemática con el mérito del mismo, esto es, con la elevación o la excitación que comporta.
5. [...] yo considero la belleza como el ámbito de la poesía, porque es una regla evidente del arte que los efec…

«destruye pues toda creación proviene de la destrucción»

*marcel schwob, el libro de monelle
«¿a quién se dirigen los trazos dejados sobre el margen de un papel, garabateados cuando la ideas apremian y hay que anotarlas antes de que se esfumen?», pregunta gérard pommier en nacimiento y renacimiento de la escritura. apoderarse de la lengua como hecho cultural, depende del acto de aprehensión propio. en la práctica del arte, y sólo en la práctica del arte, esta adquiere la dimensión de la forma. para llegar a la forma, debemos trabajar. no pretendo (nunca pretendí) convertir este espacio en un juego oracular. connotaciones al margen de nombres y subterfugios y aledaños, ya va siendo hora de lavarnos la cara y empezar de nuevo. es necesario transformar la realidad en conocimiento de la realidad misma. otros, antes, girri entre los otros, lo dijeron mejor que yo. no creo que quede nada que pueda o deba agregar. a todos, gracias.

qué otra cosa

teliká
1
En un sueño, ponías junto a una ventana
rosas cantábricas; tal vez rosas tártaras.
Digo que eran cantábricas,
pero podría decir tártaras o abisinias.
Eran simultáneamente rosas rojas y rosas amarillas,
y eran rosas o palabras.
Con tu gesto, todo tenía calidad de rosa.
La perceptible certeza del mundo se alejaba.
Ponías las rosas como una mirada.

2
He visto al dios de los perros,
y en general canté las pupilas, no los párpados.
De esta pobreza de verdad recuerdo
cómo estallaban los malecones,
y toda avanzadilla o espiga sobre el mar.

3
Aguas de azotea. Cuando el pique en el cielo
abunda, la caña resulta indiferente.
Reinan los arpones de la lluvia. Espero en
el cielo ver el cielo, aguadas entre peñas
gris ahumado o violeta.
Qué radiante distancia. Qué otra cosa.
Esa esfera de objetos que el ojo intenta componer
es el círculo de tu majestad. Y salta el pez.

jorge aulicino
de máquina de faro, pez plátano, ediciones del dock.

saldré del mundo sin ser visto

Oda a un ruiseñor


Me duele el corazón y una modorra aturde mis sentidos
como si hubiera bebido cicuta o vaciado una pipa de opio
hasta el fondo, hace solo un minuto, y ante mí,
se hubieran hundido las defensas de Leteo.
No es porque tenga envidia de tu suerte feliz
sino porque soy feliz en tu felicidad,
ya que tú, Dríade de alas livianas de los árboles,
en cierta melodiosa trama
de color de haya verde y de sombras innumerables,
cantas el Verano con fácil y plena garganta.


¡Oh, es com un vino nuevo que fue enfriado
durante mucho tiempo en las profundidades de la tierra,
con sabor a Flora y a campo verde,
a danzas, canciones provenzales y bronceada alegría!
¡Oh, es una copa de vino del Sur caliente,
llena de verdad, modesto Hipocrene;
con espumosas burbujas guiñando en sus bordes
y en la boca de labios púrpuras!


Beberé ese fuerte trago y saldré del mundo sin ser visto
y contigo me desvaneceré en el bosque oscuro,
muy lejos, hasta olvidar por completo
que tú entre las hojas nunca conociste el cansancio,
la fie…

alberto girri

el motivo es el poema 2.
*
Placer extra. Que un poema trasluzca que su autor se aplicó tanto a aprovechar sus intuiciones creadoras, cuanto los clisés más grises y habituales del pensamiento. ¿Este concederles idéntica validez como materiales de composición, no constituiría lo que doctrinas indias llamaron 'un acto de verdad', testimonio asimismo por la poesía cabe ser fiel al cumplimiento del dharma, deber moral de no introducir distingos, categorías, entre lo que nos fue conferido?

*
Desagrado extra. Una crítica que sólo hable de las palabras del poema, no del poema.

*
Keats, concepto de que el poeta carece de identidad. Tomarlo, acaso, con referencia indirecta al sentido interno de su labor: despojarse, mientras el poema progresa (esto a expensas de aquello), de los incontables yoes que en él conviven, y cuya fase última, el sentimiento de nulidad, coincidiría con la culminación del poema.

*
...un hombre puede engañarse a sí mismo muy fácilmente y tener el resultado 'obtenido&#…

tengo la voluntad avergonzada

una rosa para stefan george

No es la paciencia de la sangre la que llega a morir,
ni el sueño ni el mármol de Delfos, sino el polvo
que se calienta en las uñas.

Qué importa morir, que se borren las paredes como un río seco;
que no quede una flor en la calle con su borde de luto en la frente,
ni el viento sobre las piedras podridas.

Qué haces allí, tronchado de humedad,
con tu dicha sin aliento con tu muerte tendida a los pies.
Con tu espuma llena de ceniza. Desdeñoso.

Ya vendrán los hombres con el ruido, con los gestos;
pero el odio seguirá intacto.

Todos te habrán estrechado la mano alguna vez,
y tú habrás bebido la cicuta en la soledad,
como un vaso de leche.

Adiós país de nieve, de ventisca agria, sin gentes que digan mal
de ti. Eterno. Desnudo.

La sangre metida en su canal de hielo
—fuego sin aire— Jordán perdido. Si el tiempo tuviera sentido
como el sol y la luna presos;
si fuera útil vivir,
si fuera necesario,
qué hermoso espanto: tengo la voluntad avergonzada.

Yo soy menos feliz que tú. Me quedo comb…

alberto girri

el motivo es el poema
*
Que entre los signos atendibles del poeta se destaque la tendencia a un orden no necesita demostración. Basta el poema; su existir, objeto creado, lo prueba. Que tal afán es también máscara, paralizaría comprobarlo. Máscara de cultivar un papel cuya intensidad fascina, dejándonos creer que se cumple con una órbita individual, autónoma, mientras que, en rigor, lo que efectivamente actúa es el poder creador que es el mundo. Hacedores de poema ocupando sus respectivos, prefijados lugares; sólo instrumentos.
*
Grado superior de austeridad. Cuando del ensimismamiento de componer el poema se pasa a la enajenación de estar cultivándolo, viéndolo crecer. El tránsito consiste en que aquello de 'el ritmo de lo escrito es el ritmo del que escribe' caduca, y a partir de allí no se escuchará sino el ritmo del poema.
*
Manera de leer. El poema, presente que se reitera sin cesar. La vida (movilidad) del texto indisolublemente unida a la sensación de tiempo.
*
Budismo …