Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2014

los vivos y los muertos

Un proceso en el clima del corazón
Un proceso en el clima del corazón vuelve seco lo húmedo; la bala de oro pega en la tumba helada. Un clima en el sector de las venas convierte la noche en día; la sangre de sus soles ilumina al gusano viviente.
Un proceso en el ojo advierte a los huesos de la ceguera; y el útero trae una muerte mientras se escapa la vida.
Una oscuridad en el clima del ojo es la mitad de su luz; el mar profundo rompe en tierra sin límites. La semilla que de la entraña hace un bosque corta la mitad de su fruto; y cae la una mitad, lenta en un viento dormido.
Un clima en la carne y el hueso es húmedo y seco; los vivos y los muertos se mueven como fantasmas ante el ojo.
Un proceso en el clima del mundo convierte fantasma en fantasma; cada niño en su madre se sienta en su doble sombra. Un proceso sopla la luna hacia el sol, baja las cortinas raídas de la piel; y el corazón entrega a sus muertos.

Dylan Thomas, Swansea, 1914 – New York, 1953 En Collected Poems, 1934-1952, A New D…

ahora pido poco

Eneas en Washington
Yo mismo vi a Neoptólemo enfurecido con sangre, los negros átridas a su lado, Hécuba y las cien hijas, Príamo acabado, su inmundicia empapando los fuegos sagrados. En semejante trance me mantuve imperturbable un verdadero caballero, valiente en armas, generoso y honesto. Luego huí: esa era el tiempo en  que la civilización gobernada por unos pocos cayó en manos de unos muchos, y se derrumbó al grito de los hombres, al sonido metálico de las armas: tomé unos víveres, cargué a mi anciano padre en mis espaldas, entre la niebla me hice al mar buscando un nuevo mundo conservando  poco—una mente inmortal si es que el tiempo lo es, el amor por las cosas pasadas débiles como la vacilación de un amor que se desvanece.
(A las conquistadas y no aludidas costas trajimos sobre todo el vigor de la profecía, nuestra  hambre engendrando conjeturas y triunfos anticipados).
Vi a la paloma sedienta en los encendidos campos de Troya, cáñamos madurando y maíz rojizo, el pasto de invierno engrosándose todos …