Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2016

john ashbery. brisa de mar

Brisa de mar
Tal vez solo lo olvidé, tal vez era en realidad como dices tú. ¿Cómo podría saberlo? Mientras la vida se torna misteriosa y peligrosa sin nadie realmente visible, y estoy solo y quieto como el césped en este día sin viento y ardo en entendimiento. Las hojas caen, se desprenden y se queman.
Al menos uno puede dormitar hasta el día del Juicio- ¿Puede uno? Ten cuidado con lo que dices, el rebaño inquieto cambia y se repliega en una ecuación colorida de larga duración. Nadie sabía qué microorganismos eran los que cambiaban. Me gustas porque es todo lo que puedo hacer.
Lo que ocurre es que tu recibes la historia sin reconstruir, una brisa de mar empujando suavemente, no muy lejos. Y las mallas de quienes se reúnen para pensar acerca de esto son un anochecer, brillante y desordenado, y agudo como la palabra retenida en la boca demasiado tiempo. Y el escupió la arena.
John Ashbery, Rocehster, 1927
de April Galleons, 1987
en Notes from the Air, Selected Later Poems, Harper Collins Publishers, New York, 20…

edgar bayley. los desiertos reales

Los desiertos reales
los desiertos reales
los mares imaginarios:
no hay palabras para elogiar a esta magnolia
tampoco hay forma de destruir las palabras
ni el oficio de florista (guarden compostura:
en la soga de colgar se agita la flor blanca)
una tez de flores de cerezo
la última gota de sangre
los desiertos reales
los mares imaginarios
no pueden compararse a esta magnolia
Edgar Bayley, Buenos Aires, 1919-1990 En Nuevos poemas 1977-1981, Antología personal, Buenos Aires, CEAL, 1983 Imagen de Sharon Foster Art

miguel de cervantes saavedra. dónde estás que no pareces

***

¿Dónde estás, que no pareces,
esfera de la hermosura,
belleza a la vida humana
de divina compostura?
Cielo empíreo, donde amor
tiene su estancia segura;
primer noble, que arrebata
tras sí todas las venturas;
lugar cristalino, donde
transparentes aguas puras
enfrían de amor las llamas,
las acrecientan y apuran;
nuevo hermoso firmamento,
donde dos estrellas juntas,
sin tomar la luz prestada,
al cielo y al suelo alumbran;
alegría que se opone
a las tristezas confusas
del padre que da a sus hijos
en su vientre sepultura;
humildad que se resiste
de la alteza con que encumbran
el gran Jove, a quien influye
su benignidad, que es mucha.
Red invisible y sutil,
que pone en prisiones duras
al adúltero guerrero
que de las batallas triunfa;
cuarto cielo y sol segundo,
que el primero deja a oscuras
cuando acaso deja verse:
que el verle es caso y ventura;
grave embajador, que hablas
con tan extraña cordura,
que persuades callando,
aún más de lo que procuras;
del segundo cielo tienes
no más que la hermosura,
y del primero, no más
que e…

irene gruss. scherzo

Scherzo
No, ya casi no paso o miro ese ir y venir; cada tanto corroboro
el azul, pero lo que llamé inmensidad, amplitud,
un buen día volteó mi cuerpo hasta quedar
de rodillas.
Dolía y la corriente obligaba
no a rezar sino a hincarme
frente a ese ir y venir. Queridos míos,
no es bueno inclinarse ante el mar;
¿mi voluntad eligió vivir? Alcé como pude
el esqueleto y avancé hacia la arena ardiente.

El mar es sal.

* Jane Campion
Irene Gruss, Buenos Aires, 1950 Inédito imagen de Paolo Forlani, Venecia, 1565

jane bowles. querida frieda

Querida Frieda:
No pretendo ser cruel, pero te escribo precisamente sobre aquello que considero son tus errores y espero sinceramente que lo que escribo te sirva. Como la mayoría de las personas, no puedes enfrentar más de un miedo durante tu vida. Además, te pasas la vida huyendo de tu primer miedo hacia tu primera esperanza. Ten cuidado de no terminar, por tu propia picardía, en el lugar donde empezaste. Te recomiendo que no te pases la vida rodeada de esas cosas que crees indispensables para tu existencia, independientemente de si son objetivamente interesantes en sí mismas o para tu propia mente. Creo, con sinceridad, que solo aquellos hombres que  alcanzan ese estado en el que pueden combatir su segunda tragedia interior, y no la primera una y otra vez, merecen ser considerados ‘maduros’. Cuando piensas que alguien está avanzando, asegúrate de que no esté estancado. Para avanzar, debes abandonar cosas que la mayoría de la gente no puede dejar. Llevas tu primer dolor como un imán e…